Yo soy de agua

Yo soy de agua y nadie lo sabe. En realidad, se lo digo a todo el mundo, pero creen que estoy refiriéndome al hecho de que el cuerpo humano es sesenta y cinco por ciento agua.

Pero yo, simplemente soy de agua. Cuando la luna se pone en lo alto, toda redonda, mi composición se altera y me vuelvo grande y peligrosa.

Todos los días me evaporo un poco y está bien porque tomo agua y me renuevo, así que cada día soy una nueva. Pero basta con un día en que no tome suficiente agua y me desgasto, la boca se me seca y se me escapa la esencia, esa que me inspira a cantar y enseñar. Con un solo día que me falte aunque sea un vaso yo me recorto y me toma un tiempo reconstruir lo que se perdió, pero al final me recupero.

Al bañarme me desvanezco y me reformo al mismo tiempo.

No es fácil ser de agua: he tenido que aprender el fino equilibrio entre fluir y contenerme al mismo tiempo. Pues si no fluyo me estanco, me desperdicio. Pero si no me contengo me pierdo y me diluyo.

Yo soy de agua: lo puedes ver en mi risa rebosante y en mi llanto desbordante.

Ven y deja que mi aliento te refresque, que mis palabras sean el oasis que te de el descanso que requieres para cruzar el desierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s